La Masonería Francesa.. El retorno a las fuentes




Los preciosos depósitos históricos de la masonería  francesa  tienen su fundamento en las Logias  y en los soberanos Capítulos.

Conformado por hermanos que se toman  un tiempo para seleccionar un nombre, definir la invocación para la apertura de los trabajos, las condiciones de la  prestación de juramento o promesa para dar curso  a un ritual,  es lo que hace que las logias devengan su existencia por la voluntad de sus fundadores. A pesar de que fueran  más tarde a unirse a la Primera Gran Logia. 

Incluso fue el caso de la mitad de las logias  identificadas  las que buscaron  una Patente después de haber demostrado su capacidad para administrar y promover un enfoque iniciático.  La Obediencia, que no tiene ninguna vocación iniciática, no podría dar lugar a una logia. Sólo la voluntad  y la unión hermanos y su apelación al Gran Arquitecto para cimentarse sobre la fraternidad  e informar de  su trabajo, podría ser de una logia justa y perfecta.

 Siete  fueron  los Soberanos Capítulos  que formaron en 1784 el Gran Capítulo General de Francia,  y lo hicieron con el  fin de formalizar libremente los grados de Sabiduría  del  Rito Francés, fuera de las limitaciones de la obediencia. Y ellos lo hicieron sin dejar de tener en cuenta las directrices  del G.O.F. pero se fundaron  sobre una cuestión  que iba emergiendo de forma natural en todo el territorio  y en el corazón de los  Capítulos y de los Hermanos que los componían.

 La voluntad normativa de la obediencia gradualmente ha llevado a la pérdida del significado profundo de los ritos. Las  modificaciones sucesivas han escondido símbolos,  y ha tenido secretos mal interpretados, y por supuesto ha castrado el  espacio para la expresión de los sentimientos. Allí donde nada puede  explicarse, es por consiguiente la plaza  abierta a la bruta autoridad,  a la ambición personal  y el pensamiento único,  y por supuesto a las luchas de poder que distinguen más por  la referencia más de lo  no permitido, que a lo que no tiene un limite  circunscrito.

El retorno a la tradición a través de la exasperación del fenómeno y  su  fermentación  es una página  que no se puede volver a abrir.  Pero  requiere  la participación de todos aquellos que han discernido desviaciones  y  las forma  en que estas  fueron sustituidas,  pero ha de ser a condición de no entrar en el ciclo infernal  de los combates, que solo producen víctimas.

 Tras  haber aceptado que hemos  perdido todo, salvo la  fe del Masón,  de nuevo se debe reconstruir todo con materiales diferentes, sobre todo aquellos  que eligieron la estrategia al vagabundeo, la  reflexión   más que la diatriba, uniendo su visión personal  a la confianza en la Providencia,y que  se encuentran en una complicidad perfecta y portadora de esperanza.

 La aparición en el paisaje masónico (francés)  de  una autoridad moral viene ahora en el tiempo y en  el espacio, constituye un evento totalmente  inesperado pero qué alimenta la fuerza de la esperanza que va surgiendo en Europa. El único país del mundo que han practicado sin romperse en el  tiempo todos los Grados de Sabiduría del Rito Francés o Moderno, (Brasil)  invitó a todos aquellos que deseaban reunirse  independientemente de los criterios de sexo y obediencia, para poner fin a las barreras artificiales y poder   revivir la tradición del Rito Moderno en su apertura de espíritu  y su vocación  iniciática  llena  de la libertad, de humildad y  de espiritualidad.

Ese es el atractivo de la Carta  de Barcelona, que se  lanzó el día de Pentecostés por el Supremo Consejo del Rito Moderno para el Brasil y a través de la creación de la Unión Masonica  Universal del Rito Moderno.

De  Francia estaban presentes hermanos y hermanas pertenecientes a las logias simbólicas de la GLNF, de GLTSO, GOTM, de GLMF, de Alianza Masónica Universal y de la Alianza de Logias Libres y Soberanas del Rito Francés  y las Logias  libres y Soberanas  de San Juan , 
De la representación  de los Capítulos presentes  ha emanado el Sublime Consejo del Rito Moderno para Francia, co-fundador de la Unión Masónica Universal del Rito Moderno, ahora reconocido como autoridad legítima para unir en Francia los Soberanos Capítulos portadores de la tradición iniciática de Rito Francés o Moderno..


Este Consejo Sublime federa  un Gran Capítulo femenino,  un Gran Capitulo Mixto y dos Grandes Capítulos Masculinos  que han optado por reglas diferentes en el funcionamiento de los Capítulos que son miembros, pero todos los Soberano Capítulos  están abiertos a las inter-visite y el espíritu de la Carta de Barcelona.

SUBLIME CONSEIL DEL RITE MODERNE POUR LA FRANCE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada