El Caballero Rosacruz y el Rito Moderno

La práctica y concepción del Rito Moderno o Francés en Brasil destaca por su espíritu filosófico y de reforma progresiva, racional. Es por ello que desde un punto de vista ritual y de reflexión permanente alrededor de dichos valores, los Hermanos del Gran Oriente del Brasil, y en especial del Supremo Conselho do Rito Moderno, se han esforzado para difundir pedagógicamente y hacer ver su adecuación a nuestro siglo, enarbolando la bandera de la nueva Masonería, esto es, la Masonería del tercer milenio, cuyo fruto de esta visión masónica aparece en un libro editado hace unos años por el "Supremo Conselho do Rito Moderno" y traducido al español por el Círculo de Estudios del Rito Francés “Roëttiers de Montaleau”, con el visto bueno y una puesta al día del propio Supremo Conselho del Brasil.
Este fundamento filosófico inherente al Rito, les lleva a estar en las antípodas de otras visiones místicas e incluso religiosas, que resultan aún más contrastadas en los Altos Grados u Órdenes de Sabiduría.

Es por ello que presentamos un interesantísimo trabajo introductorio sobre el Grado de Caballero Rosacruz, IV Orden de Sabiduría del Rito Moderno, de la pluma del M.•. Il.•. H.•. Antonio Onías Neto, Soberano Gran Inspector General Honorario del Supremo Consejo del Rito Moderno, con sede en Brasil, (ya en el Or:. Eterno) y a quien quedaré por siempre vivamente agradecido por su ejemplo masónico y humano, así como por sus enseñanzas.


Debemos de entrada hacer notar desde el principio que el Grado de Caballero Rosacruz nada tiene que ver con la AMORC, o sea con la Orden Rosacruz o el Rosacrucianismo.
Entre las primeras veces que vemos este grado en la Masonería señalemos que nos aparece en el Rito de Heredom o de Perfección en 1765 en Francia, y oficializado en la regulación de 1784 que permanecerá en la estructura gradual de lo que posteriormente se conocerá como Rito Moderno o Francés.

El Grado de Caballero Rosacruz viene a coronar simbólicamente, desde nuestro ingreso en la Masonería, lo acontecido ya en la iniciación del grado 4, Iª Orden, que cita el reinicio de nuestros pasos en la Orden, la posterior destrucción del Templo, la pérdida de nuestros ideales, la pérdida de la palabra, hasta la reconstrucción del Templo, la búsqueda de la palabra perdida y su final reencuentro.

Las palabras que encontramos cuando somos iniciados, Libertad, Igualdad, Fraternidad, las vamos a hallar ahora en su más completo y total significado.
LIBERTAD, el símbolo del pensamiento humano. El cuerpo y el espíritu liberados de cualquier atadura.
¿Pero le basta al hombre solamente ser libre? ¿la libertad sin equilibrio no redundará en el libertinaje o en el abuso del más fuerte?
Sí.
Entonces, vamos a encontrar el nombre de su equilibrio: la IGUALDAD.
Vimos el avance que hicimos al encontrar el elemento, la palabra que impone la Justicia.
Con todo, fuimos más adelante cuando vimos la necesidad de unir las palabras anteriores. El hombre no impone la Justicia por ser caritativo, sino por la obligación de ser fraterno.
Encontramos entonces la tercera palabra: FRATERNIDAD.
En cuanto somos seres humanos, seres de origen único, tenemos que considerar a todos los semejantes como Hermanos, y como tales, el deber de ser solidarios. No por compasión, humillándose o exaltándose, sino por amor fraterno.

Veamos otros símbolos característicos del grado, tales como la Rosa y la Cruz Científica, que dan nombre al mismo.
¿Cuál es su significado?

La Rosa, símbolo de la discreción, de la pureza, del fuego.
La Cruz Científica, de brazos iguales, símbolo de la armonía, resultado del equilibrio entre los contrarios, y según algunos autores, símbolo del crisol donde flamea el fuego (la Rosa) que purifica.
En la Cruz vemos las iniciales de la Palabra Sagrada del grado.
¿Cuál es su significado?
Investigados todos sus posibles significados, resulta evidente, en la concepción del Rito Moderno, científico y racionalista, que debemos aceptar el “Indefesso Nisu Repellamus Ignorantiam”, que traducido es “con incansable esfuerzo repelemos (combatimos) la ignorancia”, menester al cual tenemos el deber de dedicarnos siempre. Podemos aún, dentro de nuestras concepciones, interpretar las iniciales anteriores como “Igne Natura Renovatur Integra”, que traducido resulta “la Naturaleza entera se renueva por el Fuego”, fuego este ya simbolizado por la Rosa.
Con esta interpretación volvemos al Triángulo Radiante, cuando en el Grado de Aprendiz lo interpretamos como “creación, destrucción (`por el fuego, ya sea físico o simbólico), reconstrucción”: así obra la Naturaleza en su movimiento constante y eterno.
Cualquier otra interpretación que se nos presente es tan solo para pesquisa de religiones u otros ritos.
Debemos recordar una vez más, que no tiene ninguna connotación religiosa, ya sea cristiana o de otra religión, en el Grado de caballero Rosacruz en el Rito Moderno. Del mismo modo que no tiene connotación judaica la utilización del Antiguo Testamento en los grados anteriores.

Otro símbolo importante en el Grado de caballero Rosacruz es el Pelícano.
En primer lugar es necesario deshacer el mito de que el pelícano se abre el pecho para alimentar a sus hijos con su propia sangre. Lo que la ave hace es presionar su buche con el pico para regurgitar el alimento para sus polluelos.
No obstante, la desmitificación de esta leyenda no elide el valor simbólico del sacrificio que debe proponerse el Masón para practicar sus obligaciones, para cumplir sus promesas, para seguir los ideales de la Sublime Orden.
Y es alcanzando el ápice de los estudios simbólicos y filosóficos que nuestros compromisos se tornan mayores.
El edificio social está desmoronado: reconstruyámoslo.

Otro ítem que merece atención en nuestro Rito es el la interpretación de la Signo de Orden o Signo del B. P. que, aunque lo parezca, no tiene contenido religioso.
La inmovilización de los brazos debe ser interpretada como la no necesidad de su uso, y el águila de alas abiertas formada por las manos, redunda en el símbolo del poder mental.
Al masón que alcanza el Grado de caballero Rosacruz se le hace innecesario el trabajo o el esfuerzo físico, puesto que llegando al máximo de su poder mental, con éste tiene condiciones de luchar para la solución de los problemas universales.

En cuanto al Signo de Reconocimiento, hecho con el índice, muestra nuestra preocupación y nuestro alcance de las cosas de la Tierra y del Universo.
No hay límite en la posibilidad de investigar en nuestra búsqueda de la Verdad. No hay dogmas como lidero.
Aún podríamos indagar y discutir mucho sobre este grado, aunque debemos prestar atención en no huir de los principios fundamentales del Rito

Traducción:
Joaquim Villalta, Vª Orden, Gr.·. 9
Miembro del Supremo Conselho do Rito Moderno - Brasil

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada